Entrevista al Dr. Natale Amprimo en el programa “La revista del momento” de Radio Miraflores

Luis Solari (LS): En el libro están incluidos los documentos más recientes del proceso judicial, ¿cuál es para ti la importancia de que la gente, los juristas y la prensa tengan acceso a esta información?

Natale Amprimo (NA): Cuando se decidió hacer el libro y recopilar las principales piezas de los expedientes fue justamente para poner a disposición del lector y que cada uno saque sus conclusiones. Era muy fácil hacer un libro dando nuestra versión, y seguramente la parte contraria haría otro mostrando la suya, aquí hemos querido presentar los documentos cronológicamente, estableciendo cómo se han ido dando, pero permitiendo que el lector tenga en su mano fotocopias de los documentos, con las firmas para que no se pueda discutir, ni decir: “se ha ocultado tal información”. Que cada uno conozca realmente la verdad de lo que ha ocurrido.

Lo que he percibido es que, por ejemplo, los alumnos de la universidad muchos de ellos son estudiantes de derecho, tienen una posición sesgada y alejada de la realidad y la verdad y de lo que los documentos dicen y además de las posiciones que las actuales autoridades de la universidad han esgrimido de los procesos judiciales. Porque este libro demuestra cómo las posiciones de la universidad son contradictorias conforme el tiempo va transcurriendo y conforme los documentos van surgiendo.

LS: ¿Podría hacer un resumen para quien no está muy al tanto de qué es lo que está sucediendo?

NA:  José de la Riva Agüero y Osma fue un peruano que era multimillonario, muy católico y decidió dejar sus bienes a la Universidad Católica, pero él como una persona muy desconfiada y quizás adelantándose a lo que hoy dice Oppenheimer, en su último libro “Basta de mentiras” en el cual señala justamente que uno de los peores problemas de América Latina es la falta de transparencia en las universidades locales que son las “vacas sagradas de América Latina”, según Oppenheimer.

Él (Riva Agüero) estableció que si bien los bienes eran propiedad de la universidad, la universidad no sería quien los administre, sino que hubiera una junta ajena a la universidad, conformada por el rector de la universidad y por quien designe el Arzobispo de Lima para que vean la administración de estos bienes. Eso no quiere decir que lo que estos bienes generen no fueran en beneficio de la universidad, por supuesto que todos los bienes y todo lo que estos bienes generen son en beneficio de la universidad, pero la administración que hizo Riva Agüero es que estuvieran a cargo de una junta distinta a la universidad. Y eso funcionó por más de 35 años en forma ininterrumpida, yo tengo todas las actas.

LS: ¿Y cuando cambia?

NA: Riva Agüero muere en el año 1944 y se conforma la junta, es más, la Universidad Católica le pide al Poder Judicial interpretación de los testamentos y el Poder Judicial determina, (y está en el libro) la inscripción del año correspondiente en los registros públicos que señala que la Universidad Católica es propietaria de los inmuebles, pero sujeta a la carga que constituye la junta de administración; y que el testamento que regula la herencia es el testamento del año 1938, señalado así en un auto judicial a pedido de la universidad en el año 1957 e inscrito en los Registros Públicos en esa oportunidad (…)

LS: ¿Cuándo se decide desconvocar a la junta?

NA: En el año 1994 aparece un acta desconocida y guardada en secreto en la universidad, en virtud de la cual el rector Lerner a menos de una semana de asumir el rectorado, y el entonces designado por el Arzobispo de entonces, el señor Valderrama Adrianzén, deciden que el testamento que regula la herencia no es el del año 1938 (contrario al Código Civil y al fallo Judicial) y que es el del año 1933.

Y además que esto de que la Junta de Administración vea el tema de cómo se administran los bienes, “es un tema muy complicado y que generan una doble contabilidad” y lo mejor es que la universidad sea sola ella la que administre y que esta junta se encargue de cumplir las mandas religiosas, es decir, la Misa a favor de la tía, limpiar el mausoleo de Riva Agüero, en fin, cosas menores. Como si pudieran desconocer la voluntad de Riva Agüero y como si quien recibe el encargo perpetuo de cumplir una voluntad puede dejarlo sin efecto, porque el derecho a la herencia que es un derecho constitucional reconocido, es un derecho que tiene una doble vía, no solamente permite que usted tenga derecho a bienes fruto de una herencia, sino que garantice que usted puede ordenar su herencia y que el estado va a respetar esa voluntad, porque usted no va a estar, es parte de una visión humanista de que el ser humano trasciende su paso por la tierra. (…)

El testador dijo que esa junta era de carácter perpetuo e insustituible. En el año 1994 aparece un acta, extrañamente fechada en esa oportunidad, en la cual se dice que perpetuo es por 20 años…

Luis: Un nuevo diccionario de la Real Academia…

NA: Y le voy a decir porqué es extraño. Porque cinco meses después de que se firma esta acta (en 1994) se produce el 50 aniversario de la muerte de Riva Agüero y como acto central de ese aniversario se publica la tesis que hizo el Dr. Carlos Carpio Ramírez, que era el número uno de su promoción, llamada justamente “Análisis jurídico de las disposiciones testamentarias de José de la Riva Agüero y Osma”, que concluye justamente con la interpretación, como no podía ser de otra manera, que estamos sosteniendo nosotros. Y la universidad justo el día que se cumplen 50 años como acto central de la celebración se sustenta la tesis, y después el Instituto Riva Agüero publica un resumen de la tesis, pero algo más, ¿quién fue el asesor de la tesis?, y están también publicadas las cartas recomendando la aprobación, señalando que la tesis era extraordinaria y muy profunda, el hoy abogado de la Universidad Católica que sostiene lo que la tesis justamente no decía.

Entonces es extraño que cuando el rector, que es la máxima autoridad de la universidad, teniendo una opinión discrepante y distinta, es más, habría suscrito un acta en términos totalmente extraños, la universidad por su cuenta publica una tesis, la sustente y quienes  patrocinan a la universidad hubiesen señalado en la posición de la tesis era contrario.

LS: ¿Y cuál es el estado de esta causa?, porque a las finales es un litigio judicial por bienes materiales…

NA: No, discrepo. Porque ningún bien va a ser a favor del Arzobispado.

LS: No lo digo por los bienes, sino por el cumplimiento correcto de la ley…

NA: Es por la transparencia en la administración de los bienes, y por el cumplimiento del deber que toda persona tiene cuando una persona le indica una obligación en un testamento.

LS: Es una cautela del derecho a la sucesión que tiene que cautelar el estado…

NA: Pero hay algo más que no se dice. Los bienes que son de la Universidad Católica son bienes de carácter eclesiástico de acuerdo al Derecho Canónico, porque la Universidad Católica es una persona jurídica de derecho público eclesiástico, que fue constituida justamente previo permiso del Arzobispo de Lima de entonces y de Roma. Acá está publicado (en el libro), porque pareciera que la Universidad Católica es una universidad diríamos una comunidad universitaria que mañana podría cambiar de nombre y decir “Universidad Adventista del Perú” o “Universidad Judía del Perú”, ¡No! Es una universidad que tiene en su nacimiento justamente la señal de la Iglesia  y que se debe a la Iglesia. Entonces está el acta publicada de los Registros Públicos, la escritura del año 1917.

LS: Hay que decirle a los bibliotecarios que administran las bibliotecas que urgente deben tener acceso a este libro-documento, porque es un litigio emblemático en el derecho peruano, porque pone en el tapete que las cosas que las personas disponen en sus testamentos sean cumplidas. (…) Dr. Amprimo, ¿en qué está este asunto hoy día, en qué va a terminar?

NA: Como usted sabe, la Universidad Católica, cuando la persona designada por el Arzobispo de Lima solicitó una sesión de la Junta de Administración para discutir justamente esa acta del año 1994 que había aparecido de forma súbita, la universidad se consideró agraviada en tres derechos constitucionales y recurrió a la Acción de Amparo y finalmente al Tribunal Constitucional y allí le pidió al tribunal que entrara a ver el tema de fondo, que era un tema de derecho constitucional y tenía que definirse cuál testamento era el válido. Se ha publicado también un recurso de agravio, porque se ha sostenido que el tribunal se había excedido en su competencia. Y la universidad pidió (que se pronuncie en fondo y forma) de forma expresa.

Y además no había manera que no lo hiciera. Porque si usted dice que se ha violado su derecho de propiedad, es evidente que el tribunal tiene que analizar en qué condiciones usted tiene ese derecho de propiedad. Si se dice: “se ha violado mi autonomía universitaria”, y usted revisa la ley, y la ley dice que “los bienes que la universidad recibe en herencia, legado o donación se rigen por lo que dispongan el que dona el que lega o el que da la donación”.

LS: El Tribunal al final ha dispuesto que se respete…

NA: Claro, el Tribunal concluye en primer lugar que el acta de 1994 es ineficaz, porque contraviene la voluntad del testador. En segundo lugar establece que la Juntaes perpetua y tiene plena vigencia. Pese a ello, hasta el día de hoy la Universidad Católica no cumple con lo dispuesto por el Tribunal.

LS: Y el juez de ejecución…

NA: Estamos en un trámite.

LS: Para explicarle a las personas que, cuando sentencia el TC esto regresa al juez original que es el que tiene que hacer cumplir la sentencia.

NA: Y además, todos los jueces están obligados a respetar la interpretación y criterio que el Tribunal Constitucional haya otorgado. Entonces, primero la Católica inicia un juicio de amparo; después cuando ve que el juicio de amparo no le va funcionando bien, plantea un juicio civil, nosotros también planteamos un juicio civil que se acumula, pero respecto a este juicio civil, evidentemente se ha pedido que el juez sentencie en forma anticipada a la luz de lo que el tribunal ya ha señalado y estamos en ese trámite.

Y ahora la Universidad Católica recientemente ha iniciado una nueva demanda en la cual la universidad demanda a su rector y también al designado por el Arzobispo de Lima pretendiendo señalar que la junta no puede entrar.

LS: Pero a las finales se va a cumplir por la circunstancias lo que dice el Tribunal Constitucional

NA: Por eso el título de ese libro: “que la verdad se haga luz e ilumine sobre las tinieblas”, siguiendo a San Juan, y siguiendo justamente lo que dice el escudo de la Universidad Católica. La verdad finalmente se hace a la luz. Los documentos aquí publicados demuestran categóricamente cuál es la posición correcta. Se han sacado informes de lo más graneado en el mundo del derecho civil, está el informe de Vallet de Goytisolo, de Rafael Domingo Oslé y de García de Enterría de España, de Borda de Argentina, de Rescigno de Italia, de Alberto Borea y de Fernando Vidal Ramírez en el Perú. Todos juristas de gran prestigio, totalmente independientes y que nadie podría dudar de su profesionalidad.

LS: Felicitaciones por la perseverancia y el gran esfuerzo de recopilar los documentos que han hecho que se vaya haciendo la luz y el Tribunal haya dispuesto que se cumpla. (…)

NA: Muchas gracias

Deje su comentario

Powered by WordPress