Avendaño recibió amplios poderes de Junta en 1972

Jorge Avendaño Valdez, profesor de la Católica y su abogado en el litigio con el Arzobispo de Lima, recibió en 1972 amplios poderes de la Junta de Administración que instituyó Riva Agüero en su testamento, en calidad de perpetua e insustituible, para que se hiciera cargo de los bienes que heredó la universidad. Según el acta de la sesión realizada el 12 de junio de 1972, Avendaño fue facultado por la Junta para ejercer su personería jurídica en contratos públicos y privados, representarla ante las autoridades, litigar, y girar y aceptar cheques y demás títulos de valores.

El acuerdo fue tomado por el entonces presidente de la Junta y rector de la PUCP, Padre Felipe Mac Gregor, y los apoderados de la administración de la universidad Emilio de Althaus y César Aza. A pesar de ello, Avendaño ha declarado que la Junta perdió vigencia cuando acabó el usufructo de 20 años a favor de la universidad, y que la condición de perpetua e insustituible de la Junta vale sólo para las mandas y encargos, mas no para administrar los bienes heredados. El mencionado usufructo se inició en 1944, a la muerte de Riva Agüero, y culminó en 1964. Avendaño Valdez recibió el poder en 1972, y le fue revocado el 25 de marzo de 1975. Si la existencia de la Junta de Administración para los bienes de Riva Agüero ya no tenía vigencia, ¿cómo es que aceptó representarla?

¿Presión?

Fuentes eclesiásticas denunciaron a EXPRESO que la venta de un terreno de la Católica al Colegio Peruano Chino Juan XXIII habría sido subvaluada y que inclusive se hizo “bajo presión” pues los abogados de la universidad, Avendaño entre ellos, presentaron una demanda de desalojo contra los Franciscanos para la Comunidad China el 13 de marzo de 2006, en el 30° Juzgado Civil de Lima, cuyo titular es Henry Huerta Sáenz, egresado asociado de la PUCP. La venta de esa propiedad se llevo a cabo el 31 de enero de 2007.

Publicado en el Diario Expreso, página 05
29 de marzo de 2007

Deje su comentario

Powered by WordPress